Estaba todo el día en la calle, con el patín, con las guitarras españolas, con las litronas, con los amigos. Fué cuando empezó todo.
Con 18 años ya llevaba un tiempo escuchando punk y rock and roll, no me interesaba otra cosa que estar con los amigos hasta que decidimos montar una banda. La primera vez que me metí en el ‘Jennie Jones’ (estudio de grabación de mi amigo Moris) fué algo mágico, ví que eso era lo que yo quería.
Empecé a estudiar por fin en serio algo, me monté mi estudio, más tarde empece en el sector audiovisual montando eventos donde a día de hoy sigo trabajando. He aprendido muchísimo y estoy encantado con lo que hago. La música y las bandas (Rat Racers, Vice & Vanity, Ten Minute Man, The Fun Loving Ones) siempre me han acompañado, no me podían faltar los ensayo, los conciertos, las cervezas, las risas, los amigos. Componer, sacar álbum, hacer merchandising, sesión de fotos, pegar carteles…

En 2019, con dos hijos, mujer, el trabajo, la casa… me sigo buscando mis huecos para seguir componiendo y es cuando el cuerpo me pide sacar mi lado más sincero, ¿por que no? Comienzo a meter letras en castellano con esas melodías que me salen solas. Melodías de esos años 90 y 00 que salieron de esa ola californiana que bebía de los Ramones con un sonido mas potentes.

Con cinco canciones grabadas en mi home studio decidido enseñarselas  a la gente de mi entorno. Viendo la buena aceptación y que conseguí a algunos colegas que me ayudarían a tocar en directo decido programar todas las fechas para el lanzamiento de EP ‘Avenida de las Palmeras’ y concierto de bienvenida desde octubre hasta diciembre.

En 2020 con el proyecto arrancado y algún concierto programado llega la pandemia de maldito Covid-19. Volvemos al modo composición y salen canciones para grabar un disco. Una de ellas, Quiero Ser un Zombie, la grabamos en Junio en el estudio de Carlos Hernández con la colaboración en los coros de Adolfo Diaz (Airbag). La sacamos en septiembre.
Tenía nueve canciones más que salen en diciembre en forma de álbum bajo el nombre de ‘Algo que Contar’

Las letras y melodías te pueden recordar a muchos grupos de pop punk de esa época que más me marcó pero está hecho a mi manera y tiene ese rollo californiano y de patinete, esos estribillos ahí arriba del todo como si de himnos se tratasen, melodías pegadizas que me salen sin pensar y según salen sé que tienen que ser esas, son mi combustible y me dan la vida.
Las historias que cuentan las canciones son como películas que todos hemos visto, muy de la cultura pop, historias adolescentes y cotidianas que seguro que te ves reflejado en más de una.

En 2021 esperemos que se pueda volver a tocar para empezar a rodar y demostrar que podemos hacer un directo muy potente, estoy seguro que la gente estará coreando las historias que cuenta Fouler. 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad